Este blog está dedicado a mis hobbies, ganchillo con alambre, viajar, cocinar y ante todo mis pequeños peluditos.
En el desplegable "Archivo del blog", tenéis todas las entradas disponibles.

domingo, 4 de mayo de 2014

BERNARDA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Ya os he hablado en otras ocasiones de Bernarda, pero para el que no sepa quien era, lo vuelvo a contar: 

Bernarda era una preciosa San Bernardo y fue mi primer perro cuando salí de casa de mis padres. Fue un regalo de mi marido en nuestro primer aniversario de boda. Dado que a mi siempre me han apasionado estos animalitos y he tenido alguno desde que tengo uso de razón y que mi marido nunca había tenido ninguno, aceptó tener uno en casa porque sabía cuanta ilusión me hacía.
Fue el mejor regalo que me pudo hacer: UN CACHORRO DE SAN BERNARDO, que con tres meses ya pesaba seis kilitos de nada.
No se si tuvo algo que ver que quisiera regalarme un San Bernardo, el hecho de hacerle "tragar" las películas de "Beethoven" n veces hasta que se encaprichó de uno (jajaja).

Esta era Bernarda con tres meses, el día que llegó.

Lo primero que conoció fue la casa de mis padres, porque se la compramos a un criador en Sevilla y  tal como llegó casi que se la dejamos "endosada", porque nosotros ya teníamos billetes para un viaje, que había sido reservado antes de tener en mente, comprar un San Bernardo.
Hasta el mes siguiente no vino a Madrid.



En brazos de su "abuela", que no la soltaba ni "pa preparar la comida", jajaja.


La pelota le duró entera unos dos minutos hasta que le clavó uno de sus afilados colmillitos de cachorro:


Después vino a Madrid a conocer su casa y empezó a hacer amigos en el barrio.





Jugando con Niwa, cuando tenía unos seis meses.



Con Niwa y Golfo.

Con Boris, otro San Bernardo que por aquella época, tenía dos años aproximadamente.


En casa, con uno de sus juguetes preferidos:


A punto de cumplir un año, ya era toda una señora de cincuenta y cinco kilos. ¿A que posaba como una modelo?




Y en esta foto, ya tenía un año, recién cumplido. Lo recuerdo perfectamente porque su regalo fue ese bonito ciempiés, que le duró una semana (lo destrozó enterito, jajaja, aunque no era lo habitual en ella).

A Sevilla, volvió muchísimas veces y se lo pasaba en grande por el jardín. Le encantaba jugar con las pelotas de tenis:







Teníamos un sofá en el porche, que mi madre odiaba y siempre quería "jubilar", pero a mi me gustaba sentarme allí con Bernarda o cualquiera de los perros que hubiera en casa. Por aquella época nos había dejado  Kira (que era un cruce de Pastor Alemán y Boxer).


Ese pequeño, era Bruno de cachorro. Un bóxer atigrado, que nos dejó demasiado pronto (con 6 años).


Era tan buena, que no le importaba posar con mis gafas de sol.



También hizo algunos viajes con nosotros, aunque todos dentro del territorio nacional, como este a Segovia.






Esta foto, era en un prado que pertenecía y sigue perteneciendo, aunque ahora está mucho más bonito, a un hotel recomendado por Rusticae: El Habana, al lado de Llanes, donde pasamos cuatro días y recorrimos todos los alrededores con Bernarda.
Fueron unos días estupendos y ella se lo pasó también en grande.


En la Playa de Poo:


En el jardín del hotel El Habana:


En Covadonga:


En el Lago de Enol:


En Cangas de Onís:


En San Vicente de la Barquera:


Y a descansar tras un día de excursiones, en la habitación del hotel:


En otra ocasión, en el año 2002, fuimos a pasar un puente de primero de Mayo a Candanchú.
Cuando llegamos, después de varias horas de coche, hacía un tiempo malísimo y nos dijo la señora del hotel que había previsión de nevadas para esa noche.
Fijaros como estaba todo a la mañana siguiente, teniendo en cuenta que la tarde anterior no había nada de nieve, solo lluvia.


Era la primera vez que Bernarda pisaba y veía la nieve, con lo que cuando fue consciente de lo que era aquello blanco y frío que había en el suelo, se puso a jugar como loca. Se lo pasó de miedo, bueno y yo también. ¿Veis?

Había comprado una correa extensible de al menos 8 metros, porque me daba miedo soltarla y que se pusiera a correr y se perdiera. Mirad el lío que tenía con la cinta:



Al final, decidí soltarla, porque así no podía jugar y la verdad es que se portó muy bien





Al año siguiente fuimos con ella, también en el puente de primero de Mayo a Andorra y nos pasó exactamente igual. Llegamos y se puso a llover y al día siguiente también todo lleno de nieve, tuvimos muchísima suerte. Toda la nieve y la montaña para nosotros, porque como estábamos ya fuera de temporada, no había casi nadie.









Y aunque hay mas fotos de Bernarda y muchas más anécdotas, las dejaremos para otro día. Esta entrada ya va bien servida.
Muchos besos y espero que os guste tanto como a mí.


Nota: Las fotos no son de tan buena calidad como en otras entradas, porque dada la época en la que se hicieron, no había cámaras digitales. Están escaneadas desde fotos reveladas e impresas a la antigua usanza.

27 comentarios:

  1. Era un precioso animal, que gracias a Dios compartió su vida contigo, tuviste la suerte de disfrutar con ella de un montón de aventuras, anécdotas.
    Se lo mucho que significó para tí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angel, tu que nos conoces, sabes bien cuantísimo la queríamos y lo que disfrutamos con ella.

      Besos.

      Eliminar
    2. Por eso lo digo, por que os conozco, lo digo

      Eliminar
  2. Preciosa Bernarda. Yo siempre he tenido perro en mi casa y la verdad que el cariño que se le coge es como a un miembro más de la familia. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo Lola. Se les quiere como a uno más de la familia .
      Besos guapa.

      Eliminar
  3. Pero qué adorable, sin duda un amor. Apetece pegarse a ella y no separarse. Qué momentos tan especiales vivisteis juntas.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era, como dice Inma, un peluche gigante y muuuuuy amorosita. Era un cielo, aunque también sacaba su genio alguna vez con alguna perrita del barrio, sobre todo con las Golden hembras (las odiaba a muerte).
      De pequeña le mordió una Golden (jugando, pero le debió de hacer daño) y desde ese momento las sentenció a todas a muerte, así que imagínate cuando yo veía alguna de lejos, tenía que salir "por patas" para que ella no la oliese y se pusiera como una fiera (increíble pero cierto).
      Besos fani

      Eliminar
  4. Un hermosísimo peluche gigante, que ganas de abrazarla! En las fotos de la nieve, está en su salsa y tú casi más que ella, jajaja. Me da envidia que además fuera tan buena viajera, las mias no lo han sido nunca, se marean casi mas que su ama (debo conducir muy mal, jaja).
    Besos Marita.
    Inma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tenía un pastor alemán q siempre se mareaba el pobre. Será la raza?

      Eliminar
    2. Recuerdo un viaje a 280 Km de distancia, con una amiga, su beagle y mis dos pastoras, Aida y Roma, 5 Km antes de llegar "poto" Roma y a la vuelta la que vomitó fue Aida sin embargo el beagle hizo tan feliz el viaje de ida y el de vuelta....

      Eliminar
    3. Yo tuve una cruce de Pastor Alemán con Bóxer y era la más viajera de todos. Recuerdo que a veces cogía el coche solo para darle una vuelta por Sevilla, porque le encantaba. Así que acabo de destrozar vuestra teoría, jajaja.
      El truco (si no me equivoco y siempre me ha funcionado), es: NUNCA, JAMÁS, BAJO NINGÚN CONCEPTO darles de comer antes de un viaje, los míos siempre han ido en ayunas. Esto es como con los Gremlins, que no se les podía dar de comer a partir de las 12 de la noche, jajaja.

      Eliminar
    4. Si, ya sabía eso, pero a mi me han devuelto los jugos gastricos cuando no tenían nada en el estomago y la primera, Toska, devolvía solo con ver el coche, sin montarse y con el motor apagado, veia el coche y echaba hasta la primera papilla, mi pobre peque.

      Eliminar
  5. ¡Qué preciosidad de perra! Es lógico que te tuviera loca y que disfrutaras tanto jugando y llevándola por ahí.
    Ahora es más común lo de admitir mascotas, pero hace unos años no era nada fácil.
    Me ha "prestado" mucho ver Llanes y Covadonga.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el piropo a mi "gordita" Curra y me alegra que te hayan gustado las fotos de tu tierra.Son unos paisajes preciosos.
      Besos guapa.

      Eliminar
  6. Qué preciosidad de perra!!!!
    Unas fotos muy bonitas, me ha encantado el Post.
    Besos

    http://www.radianteyfabulosablog.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Thais, es que mi Berni era muy especial.
      Besos guapa.

      Eliminar
  7. Que preciosidad sin duda los años que estuvo con vosotros no los pudo haber pasado mejor que de viajes hicisteis con ella , estais wapisimaaaaaaaas en las fotos .
    Mis tios en Asturias tenian dos mastines y un san bernardo que era un santo cuando teniamos sobre 10 años una vez nos montamos mi primo mi hernano y yo encima de el como si fuese un caballo y el pobre pese a lo viejecito que era ni rechisto y nos dio un paseo cortito hasta que mi tio nos vio y se nos termino el viaje .
    Con los mastines no nos atreviamos hacer esas cosas porque tenian muy mala leche y mira que me gusta tambien esa raza de perro pero le tengo mucho respeto.
    Espero no perderme la siguiente entrada de Bernarda mañana empiezo a trabajar en el turno de tarde asi que no tendre apenas tiempo de pasarme a visitarte pero en cuanto descanse vendre .
    Bicos mil wapisimaaaaaaa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he tenido ningún Mastín, pero he oído que tienen otro carácter diferente a los San Bernardos aunque sean "de la misma familia" prácticamente.
      Tu historia me recuerda que cuando Bernarda era joven, alguna niña del vecindario también se subió "a caballito" encima de ella.
      Besos guapa y que tengas buena semana.

      Eliminar
  8. Que fotos tan bonitas y Bernarda es una autentica viajera! Un besazo guapa.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SI, viajó bastante con nosotros.
      Muchos besos María.

      Eliminar
  9. Me ha encantado Marita, que cosita más preciosa, lo que se les quiere verdad. Me la imagino con la nieve, yo tuve una Montaña del Pirineo y el dia que pillo la nieve se revolcaba en ella como una loca, jajajaja. Que guapa es Bernarda, y una pregunta como se crian San Bernardos en Sevilla??? con la calooo que hace, estos pobres lo pasaran fatal no, jajajaja. Y me cuentas. Muacks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, Bernarda vivía siempre en Madrid, excepto cuando íbamos unos días en vacaciones a Sevilla. Y aunque nadie lleva bien ese calor, lo sobrellevaba decentemente hasta que se hizo viejita y entonces evitábamos los meses más calurosos.
      Tu Montaña tenía que ser preciosa, también me gustan muchísimo.
      Besos guapa.

      Eliminar
  10. Que historia tan bonita.cuantas anécdotas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Adri, pero la próxima vez firma, que no soy adivina (todavía) jajaja.

      Eliminar
  11. Qué reportaje mas bueno!!!
    Precioso y viajero perro, a Jaimito (mi gato) le ha encantado
    besito

    ResponderEliminar
  12. Hola, soy Isabel (nos encontramos ayer, cerca del metro).
    ¡¡Que sorpresa, ver otra vez a la Bernarda!! Me ha gustado mucho.
    Besitos..

    ResponderEliminar
  13. queee liindaaa bernardaa, a mi siempre me han encantado los san bernardos y por fin llegó el momento de tener uno, pasate por mi blog y ves a golfo que es como se llama. Muchas gracias.
    http://adf.ly/9805787/mi-blog

    ResponderEliminar